Tipos de cerraduras

¿Cómo podemos definir una cerradura? Se trata de un mecanismo de metal que se fija en puertas, tapas, armarios, cajones, arcones u objetos similares para que no se puedan abrir sin ningún tipo de llave y así proteger lo que hay en el interior, por lo que su función es imposibilitar la apertura de algo. Normalmente, se usa la cerradura mecánica, la cual posee unos cilindros con llaves que tienen unos dientes y al introducirla en el ojo de las cerradura se gira.

También existen otros tipos de cerraduras, teniendo en cuenta que la elección de una u otra depende del elemento que se desea seguir manteniendo cerrado, por ejemplo, no es lo mismo mantener la puerta de un banco cerrada que la puerta de la entrada al hogar.

Por eso, a continuación, te mostramos cuáles son los tipos de cerraduras.

La cerradura es un mecanismo metálico que permite cerrar algo

Cerradura multipunto

La cerradura multipunto hace que la seguridad de la puerta aumente mucho más gracias a los distintos puntos de anclaje que, dependiendo el modelo, puede tener más o menos. Se instala fijando al marco y agregando un cerrojo principal y varios cerrojos adicionales tanto arriba como abajo. Lo más habitual es instalarla en puertas acorazadas, macizas o blindadas y le da una mayor seguridad al hogar, la empresa o el local comercial.

Cerradura de sobreponer

La cerradura de sobreponer se caracteriza por colocarla en la puerta exterior de la vivienda, de manera superpuesta a la propia hoja, por lo que es una de las alternativas de la cerradura de empotrar. Eso sí, como la función principal es que no entre ningún ladrón, es fundamental poner medidas de seguridad anti palanca.

Cerradura digital

La cerradura digital, a diferencia de las que hemos ido viendo, no se coloca en la cerradura de la vivienda, ya que tiene como finalidad brindar más seguridad a establecimientos públicos, locales o garajes, entre otros. Lo más habitual es abrirla con una tarjeta, pero cada vez va aumentando más la de código y huella dactilar.

Cerradura tubular

La cerradura tubular sólo emplea un dispositivo que cumple la función de un cerrojo, igual al que ofrece el propio picaporte. La mayor ventaja es que se puede cerrar desde la parte interior del lugar, simplemente pulsando un botón. Normalmente, se usa en máquinas expendedoras, baños de establecimientos y locales comerciales.

Cerradura embutida

La cerradura embutida se conoce también como cerradura empotrada y es la más habitual en la puerta de entrada de muchos hogares. Podemos decir que es la cerradura principal y después se pueden colocar algunas más con el objetivo de brindar una mayor seguridad.

Como su propio nombre indica, la cerradura empotrada es la que se empotra en la puerta, por lo que sólo se puede ver el hueco por el que hay que meter la llave.

Destaca por su discreción y por tener un mecanismo de autobloqueo en caso de que intenten manipular la cerradura, lo que permite que cualquier ladrón no pueda hacer ninguna maniobra y prácticamente no abra la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *