Tipos de conductas

La conducta se define como la modalidad que tiene el individuo para comportarse de una forma u otra en diferentes aspectos de la vida, más concretamente, la expresión de las singularidades de cada sujeto manifestando la personalidad de cada uno. Cualquier tipo de conducta está influida por el objetivo, la motivación y la causa que lo produce.

La conducta es una especie de herramienta que ayuda a la persona a amoldarse al entorno en la que se halla sumergida, además las hay de diversa índole: automática, adaptativa, comunicativa, inteligente e inconsciente.

¿Cuáles son los tipos de conducta? Sigue leyendo para poder averiguar la respuesta.

La conducta puede ser agresiva, pasiva o asertiva

Conducta agresiva

La conducta agresiva es sencilla de identificar y a veces deriva de los antepasados ya que se empleaba para defender los derechos de todos, por ejemplo, avisar a los adversarios que estaban asaltando propiedad ajena o que sobrepasaban algunos límites.

Normalmente este tipo de conducta se ve reflejada en la persona cuando alza la voz, tensa los músculos del cuerpo, cruje los puños, etc, además de reaccionar de manera desmesurada en situaciones que no corresponden.

El individuo que posee este comportamiento:

  • Tiene la necesidad de sentirse poderoso al saber que puede aprovechar de los demás fácilmente.
  • Siempre manifiesta que tiene razón pero en el fondo sufre inseguridad.
  • Tiene energía pero no es positiva ya que la emplea de manera destructiva.
  • Es capaz de ofender y desanimar a quien le apetece.
  • Normalmente está solo ya que su conducta hace que los demás se alejen.

Conducta pasiva

La conducta pasiva es una actitud que se da en el sujeto que tiene muchas inseguridades al tener que interactuar con otras personas y por eso intenta complacer a los demás sin mirar su propio estado. Este tipo de conducta se refleja sobre todo en el momento de la comunicación verbal.

La persona pasiva lo que intenta es huir de todas las situaciones ya que siente que no las puede controlar, además, permite que sus derechos sean pisados al no saber manifestar lo que siente, opina y piensa.

El individuo que posee este comportamiento:

  • Se siente inseguro e inferior y si tiene relación con un individuo agresivo aún se agrava más.
  • Se enfada con su propia persona al saber que lo demás se están aprovechando de él.
  • Sabe esconder sus sentimientos y no admite que le digan cumplidos.
  • Aspira la energía a los de su alrededor y eso hace que se irriten.

Conducta asertiva

La conducta asertiva se refleja en el sujeto que se siente conforme por ser quien es y se centra en el poder de transmitir y recibir pensamientos, sentimientos y necesidades de una forma honesta, cortés y  apropiada.

El objetivo principal de la conducta asertiva es que la persona sepa comunicarse de una forma sana y con respeto, eso sí, sin tener que rebajarse a los que quieran violar sus derechos.

El individuo que posee este comportamiento:

  • Manifiesta sus sentimientos y sus pensamientos.
  • Protege sus derechos y acepta que los demás hagan lo mismo.
  • Se pone varios objetivos alcanzables de una manera u otra.
  • Aceptar las críticas constructivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *