Tipos de créditos

¿Qué es un crédito? Se define así a una operación financiera en la que una persona que se conoce como acreedor le brinda una cantidad de dinero a otra persona a la que se le llama deudo quien, a partir de ese momento, le garantiza devolverle dicha cantidad más un adicional llamado intereses. El objetivo principal es la necesidad de cubrir unos gastos, corrientes o extraordinarios en un momento dado por la falta de activos para ser convertidos en dinero efectivo.

Entonces, el crédito es una especie de confianza que le da el acreedor al deudor, ya que siente que dicha persona va a cumplir con su parte y saldar la obligación contraída pero, en caso de que no cumpla, el acreedor puede tomar medidas legales.

Si quieres saber cuáles son los tipos de créditos debes seguir leyendo.

El crédito es una herramienta muy útil para aumentar su poder adquisitivo

Tarjeta de crédito bancaria

La tarjeta de crédito bancaria es muy útil a corto plazo y lleva asociada una línea de préstamo que varía según la solvencia que la entidad emisora reconoce a su titular. Es importante recordar que, al tener este tipo de crédito, el titular está obligado a devolver el dinero y pagar los intereses establecidos.

Tarjeta de crédito departamental

La tarjeta de crédito departamental es que la ofrece un almacén o tienda deparmental, es decir, establecimiento de gran dimensión que ofrecen una variedad de productos. Esta es muy útil para comprar bienes que duran mucho, por ejemplo, una lavadora o un ordenador, incluyendo beneficios de la propia tienda que el titular puede aprovecharlos.

Crédito de consumo

Cantidad de dinero que brinda una entidad de depósito a una persona para adquirir ciertos bienes o pagar servicios, siempre teniendo en cuenta que posee una regulación que da a los consumidores una protección especial. Sus intereses suelen ser más elevados que en otros como los préstamos hipotecarios.

Crédito hipotecario

En el crédito hipotecario el cliente dispone de una cantidad de dinero para la adquisición de una propiedad ya construida o un terreno. Normalmente se pacta para que el dinero prestado con unos intereses lo pague a medio o largo plazo (8 a 40 años, aunque lo habitual son 20).

Crédito comercial

Se centra en permitir el pago de gastos inesperados con el que el cliente desea hacerse con la mercadería que necesita ya en su comercio. Normalmente, este tipo de crédito se pacta para que sea pagado a un corto o medio plazo.

Préstamo personal

El préstamos personal se caracteriza por ser un crédito de libre disponibilidad, esto quiere decir que no hace falta detallar a qué va destinado.

Se pone a disposición del prestatario una cantidad de dinero con la obligación de que devuelva el principal y abone unos intereses, además de los gastos de la propia operación. El uso del mismo puede ser muy variado, por ejemplo, para un coche, una boda, un viaje o una remodelación del hogar.

Las características más importantes son las siguientes:

  • Plazo: de corto a medio plazo.
  • Destino: libre.
  • Garantía: ninguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *