Tipos de autismo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que se manifiesta durante los 3 primeros años de vida y que cada vez se va notando más a medida que el bebé va creciendo. Se caracteriza por afectar a varios ámbitos como el lenguaje, el habla, las emociones y la comunicación social, además de estar muy concentrado en su mundo interior y perder progresivamente el contacto con la realidad exterior.

El autismo es un diagnóstico precoz y el entorno familiar de la persona con la enfermedad en cuestión, es necesario que esté comprometido con el problema y que busque la ayuda de profesionales que logren mejorar el bienestar.

¿Quieres saber qué tipos de autismo existen? No dudes en continuar leyendo este artículo.

El autismo es una afección neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez

Autismo o Síndrome de Kanner

El nombre del Síndroma de Kanner proviene del Dr. Kranner, un médico que se dedicó a analizar esta enfermedad en los años 30. Se trata de una forma concreta de psicosis infantil, cuyo síntoma principal es la limitada conexión emocional con los demás y su deficiente interacción.

Es más habitual que muestre una actitud repetitiva, por ejemplo, organiza varias veces los mismos objetos. También se estresa en el momento que hay ruidos o luces brillantes o quiere vestirse con unos colores en específico porque sí.

Síndrome de Asperger

El Síndrome de Asperger es un trastorno más difícil de detectar y eso hace que a veces ocurra a edades más tardías. La persona con este síndrome tiene una inteligencia media o alta y, en ocasiones, puede provocar que se subestime tanto las dificultades y limitaciones que presenta.

Normalmente, el problema se encuentra en el área de las habilidades sociales y en el comportamiento, lo que provoca que sea mucho más difícil la integración social y laboral. También cabe destacar que no tiene tanta coordinación de psicomotricidad, es decir, control y coordinación de movimientos.

Síndrome de Heller

El Síndrome de Heller o trastorno desintegrador infantil es el que aparece a los 2 años, aunque en algunos casos se diagnostica cuando han pasado los 10.

Este se diferencia de los otros en su carácter regresivo y repentino, lo que origina que la persona en cuestión se lleve a preguntar qué les está sucediendo. Es cierto que el grado de discapacidad intelectual parece ser más “uniforme” respecto a los anteriores.

Tiene problemas en aspectos como la interacción social, el juego, el desarrollo anormal y el lenguaje, momento en el que el niño no es capaz de comunicarse en frases que tenga más de 3 palabras.

Trastorno generalizado del desarrollo no especificado

En el trastorno generalizado del desarrollo no especificado es muy importante tener en cuenta las características únicas de cada persona y no pensar en que la etiqueta describa del todo a la persona.

Es posible que se le detecte a un niño un trastorno general del desarrollo no especificado de otra manera (PDD-NOS), concretamente cuando sus destrezas sociales son deficientes y posee actitudes repetitivas. Lo que lo diferencia de los otros es que es posible que sus síntomas no aparezcan hasta que la persona sea mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *