Tipos de montaje

Desde el punto de vista cinematográfico, el montaje es la base del lenguaje al ser empleado por los cineastas para narrar una historia juntando secuencias, que a su vez están formadas por distintos planos, normalmente siguiendo un guión cinematográfico que termina en una cinta final. Es la construcción del tiempo y del espacio que escoge el director para que el espectador lo vea en la gran pantalla con un ritmo y un orden específico.

Es muy importante tener en cuenta que colocar los planos en un orden u otro puede cambiar totalmente el sentido del film, y por lo tanto, el mensaje del mismo, teniendo en cuenta que es un lenguaje que se entiende prácticamente en todos los sitios del mundo.

¿Cuáles son los tipos de montaje que existen?

El montaje es el proceso que se usa para ordenar los planos y secuencias

Tipos de montaje según la secuencia temporal

Montaje lineal

El montaje lineal es el más común y se basa en narrar una historia que les sucede a ciertos personajes en orden cronológico. Un ejemplo es “Una historia verdadera” (1999) de David Lynch.

Montaje alterno

En el montaje alterno se relatan dos o más escenas simultáneamente alternando los planos, es decir, mismo tiempo en lugares diferentes. Un ejemplo es “Origen” (2010) de Christopher Nolan.

Montaje paralelo

En el montaje paralelo se alternan dos o más escenas que pueden estar vinculadas en el espacio, tiempo o compartir una motivación común. Un ejemplo es “Almas en la carretera” (1921) de Minoru Morata.

Montaje invertido

El montaje invertido se da cuando se fractura la coherencia cronológica de la película  a partir de una temporalidad subjetiva para lograr más dramatismo. Un ejemplo es “Memento” (2000) de Christopher Nolan.

Tipos de montaje según su finalidad

Montaje narrativo

El montaje narrativo tiene como finalidad principal contar un hecho o una historia para que el espectador se entretenga presentando la evolución temporal de los hechos. También se conoce como montaje invisible, ya que se trata de camuflar los cambios de planos y que el montaje no llame tanto la atención, más bien que sea sencillo. De todos modos puede tener flashbacks y flashforwards, por ejemplo.

Montaje expresivo

El montaje expresivo sucede cuando se ve que la acción tiene un ritmo, siendo habitual la lentitud en el drama y el suspense y la rapidez en la acción. También puede haber una mezcla de ambas y mostrar un plano con gestos, miradas y disparos mientras que un carro va lento hacia las escaleras para caerse.

Montaje poético

El montaje poético tiene como finalidad causar reacciones en el espectador y eso necesita de una intención expresiva. Las secuencias se mezclan de forma que la atención del espectador corresponda a la intención que tiene el cineasta, entonces puede que no se muestren enteras, más bien se alternan para intensificar las emociones.

Montaje ideológico

El montaje ideológico emplea las emociones del espectador combinando símbolos y gestos.

Se trata del montaje de atracción que utilizó por primera vez Eisenstein, quien decía que “la Atracción (en nuestro diagnóstico del teatro), es todo momento agresivo en él, es decir, todo elemento que despierta en el espectador aquellos sentidos o aquella psicología que influye sus sensaciones, todo elemento que pueda ser comprobado y matemáticamente calculado para producir ciertos choques emotivos en un orden adecuado dentro del conjunto; único medio mediante el cual se puede hacer perceptible la conclusión ideológica final”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *