Tipos de semillas

En botánica se define a la semilla como un grano contenido en el interior de las plantas espermatófitas, que tiene en su interior el embrión que, bajo circunstancias favorables, germinan y dan origen a una nueva planta de la misma especie. Se trata de una pepita con tejido nutricional o no que está recubierta por una capa que la protege, la cual se conoce como episperma o tegumento seminal.

Este tipo de grano es de gran relevancia para la alimentación y, por este motivo, el ser humano se encarga de desarrollar un proceso productivo que incluye los siguientes pasos: siembra, cosecha, secado, lavado, selección, tratamiento, almacenaje y embalaje.

No dudes en seguir leyendo para saber cuáles son los tipos de semillas que hay actualmente.

La semilla es un grano contenido en el interior del fruto de una planta

Semilla criolla

La semilla criolla es la que se amolda al entorno a través de un proceso natural o manual por parte de los productores, lo que conlleva que se vuelva a las típicas técnicas de agricultura de consumo para conseguir nuevas semillas en el próximo sembrado.

Semilla baby

La semilla baby es tratada por el ser humano para impedir que el vegetal se desarrolle del todo, lo que provoca que sea muy tierna, además de tener una textura fuerte y un color luminoso. El cultivo de este tipo de semilla necesita un 10% menos de agua si se compara con un cultivo tradicional y sólo sirve una vez.

La semilla mejorada es aquella a la que le cambian la cadena de ADN para tener nuevas propiedades como la resistencia a las plagas, la anticipación y la elevada producción. Se escoge mediante un proceso de polinización que lo controla el ser humano, es decir, cuando el polen es transferido desde el estambre (órgano floral masculino) hasta el estigma (órgano florar femenino).

Otros tipos de semillas

Semilla de chía

La semilla de chía es una de las más utilizadas hoy en día cuando se desea una alimentación mucho más sana, además de servir como espesante natural y así sustituir a la harina refinada. Es una fuente de vitaminas y minerales que tiene un sabor muy agradable al ser similar a la nuez.

Semilla de calabaza

La semilla de calabaza es un gran antioxidante porque contiene vitamina E de varios tipos, lo que ayuda a solucionar si hay problemas celulares de los radicales libres. Se conoce por tener un sabor suave y dulce, parecido al de la nuez, y con una textura masticable.

Semilla de lino

La semilla de lino es un tipo de pepita comestible con un alto contenido en micronutrientes, manganeso, vitamina B1 y omega 3.

Su cultivo es uno de los más antiguos de la historia, ya que fue sembrado en el Antiguo Egipto, Asiría, Mesopotamia y China hace más de 7.000 años. En aquel momento también se usaba con propósitos alimenticios y dietéticos.

Semilla de girasol

La semilla de girasol proviene de la planta de la familia de las Asteráceas y de la especie Helianthus annuus L. Es muy versátil en la cocina al poder usarse para ensaladas, arroces, verduras y sopas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *